Consejos para conducir con niebla

niebla

La niebla es el principal problema de visibilidad en la conducción, y sólo se puede mejorar con medidas adecuadas de señalización, balizamiento o iluminación.

La niebla es un fenómeno meteorológico consistente en nubes muy bajas, a nivel del suelo y formadas por partículas de agua muy pequeñas en suspensión, que reducen la visibilidad a menos de 1 kilómetro. Así, se considerará niebla cuando la visibilidad esté o vaya a estar entre 200 metros y 1 kilómetro, y niebla espesa cuando la visibilidad sea o vaya a ser menor de 200 metros.

Consejos:

1.Revisión del automóvil.
Antes de iniciar la conducción, comprueba que todo funciona correctamente.
Si se forma vaho en el interior del vehículo, elimínalo dirigiendo la ventilación hacia el parabrisas.

2. Alumbrado delantero de niebla.
La luz antiniebla delantera emite una luz de color amarillo o blanco y se puede utilizar en caso de niebla intensa, nevada, tormenta, nubes de humo o polvo. Solamente se puede encender en caso de que estén funcionando las luces de posición, y podrá utilizarse aislada o simultáneamente con las luces de corto alcance o, incluso, con las de largo alcance.

3.Alumbrado trasero de niebla.
La luz antiniebla trasera emiten una luz de color rojo y sólo se autoriza a llevarla encendida cuando las condiciones meteorológicas sean especialmente desfavorables, como en el caso de niebla espesa, caída de lluvia intensa, fuerte nevada o nubes densas de polvo o humo. Sólo podrán encenderse cuando lo estén también las de carretera, las de cruce o las antiniebla delanteras.
No olvides apagar la antiniebla trasera cuando las condiciones vuelvan a ser favorables, puesto que es una luz muy molesta para los demás conductores.

4.Velocidad y distancia de seguridad.
Es fundamental adaptar la velocidad y la distancia de seguridad en función de la visibilidad. La Dirección General de Tráfico establece la denominada regla 3V: Visibilidad= Velocidad= Vehículo delantero. Es decir, con una visibilidad de 10 metros habría que circular a 10 kilómetros por hora y separarse 10 metros del vehículo que esté delante del nuestro.

5.Precauciones.
No uses las luces largas, ya que rebotan en las gotitas y son un peligroso ‘espejo’. Tampoco frenes bruscamente y evita los adelantamientos.
Procura circular siempre por el carril derecho y, si la niebla es muy densa, toma como referencia las marcas viales de la derecha de la calzada. Si te surge cualquier incidencia y tienes que parar, activa los intermitentes de emergencia y deja las luces antiniebla encendidas.

Recomendación del día: Conducción con niebla

La niebla es uno de los factores climáticos más riesgosos ya que disminuye dramáticamente la visibilidad y requiere del conductor una extrema atención y dominio de la situación antes de ingresar a un banco de niebla y mientras se transita dentro de él.

En el caso de que sea inevitable la conducción en presencia de niebla, se recomienda tener en cuenta algunas pautas para la conducción:

-Encender siempre las luces bajas y las luces antiniebla; asimismo se aconseja no usar luces altas ya que puede encandilar a otros conductores o generar un efecto de espejo y acortar el campo visual.

– Reducir la velocidad al ingresar a un banco de niebla pero no de manera brusca sino en forma paulatina; y aumentar la distancia con el vehículo de adelante.

– Al transitar por un banco de niebla, no encender las balizas, estas sólo deben ser usadas en el caso de la detención del vehículo en la banquina. Un automóvil con balizas en la ruta significa «detenido», pudiendo ocasionar siniestros para conductores que no preveen su movimiento.

– Detenerse sólo si se dispone de una zona segura. Además, si se ven dos “V” invertidas, se recomienda no superar los 60 km. y si se percibe una sola “V”, no se deben sobrepasar los 40 km.

-Evitar los adelantamientos.

-Mantener limpios los parabrisas.

-Revisar el buen funcionamiento de los frenos.

foto ilustrativa

fuente ASVSF