El impacto del celular al volante podría ser el mismo que el del alcohol

El alcohol está implicado en el 50% de los accidentes de tránsito que provocan muertes o discapacidades definitivas. La combinación de la conducción y alcohol en la Argentina provoca anualmente más de 4.000 muertos y 20.000 discapacitados definitivos. La mayoría de ellos son menores de 35 años de edad.

cel-alcohol-3-1200x675

Cualquier alcoholemia por pequeña que sea, puede alterar la capacidad de conducir, incrementando el riesgo de padecer accidentes. Por ello, la tendencia a nivel internacional es ir rebajando las tasas máximas permitidas. El alcohol es una droga fundamentalmente depresora del sistema nervioso central y en la intoxicación alcohólica aguda produce de acuerdo al nivel de consumo 4 períodos (Inestabilidad / Confusión/ Estupor/ Coma).

En los ’90, las cuatro causas principales de choques fatales eran exceso de velocidad, alcohol, sobrepasos en zonas de doble línea amarilla y el sueño. Sin embargo, en los últimos años, el uso de celular se ha transformado en un protagonista de accidentes de conducción. Estudios realizados en distintos países sugieren que la proporción de conductores que utilizan teléfonos móviles durante la conducción ha aumentado en los últimos 5-10 años, desde 1% a un 11%, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Su uso hace que los conductores saquen los ojos del camino, las manos del volante y la mente de la ruta. Existe una creciente evidencia que demuestra que la distracción causada por los teléfonos móviles puede reducir el rendimiento del manejo de diferentes maneras, por ejemplo, generando tiempos de reacción más largos. No solo en el tiempo de reacción de frenado, sino también en la reacción ante señales de tráfico. También genera dificultad para mantener el carril correcto, y una reducción general del entendimiento de la situación de conducción.

Escribir mensajes de texto mientras se conduce parece tener un impacto particularmente negativo en el comportamiento al volante. Al ser una forma de bajo costo de comunicación, el uso creciente de este servicio es probable que genere importante problema de la seguridad vial. Los conductores jóvenes son más propensos a utilizar un teléfono móvil durante la conducción vulnerables a los efectos de la distracción, dada su relativa falta de experiencia al volante.

En un estudio realizado en la Universidad de Utah con un simulador de manejo se comparó la dinámica de conductores consumidores de alcohol leve con los que usaban el celular. El mismo mostró un comportamiento de riesgo similar entre ambos grupos, lo que se traduciría en graves y crecientes repercusiones debido a la mayor utilización en todo el mundo.

Sea el uso del celular, el consumo de alcohol u otra situación que impacte en el manejo, es importante recordar al momento de subirnos al auto que cada año cerca de 1,3 millones de personas mueren y 50 millones resultan heridas como consecuencia de accidentes de tránsito.

Por Ignacio Aladro

fuente: iProfesional

¡Dejá de Caminar y Textear! Es Igual de Peligroso que Manejar

¡Cuándo se ha visto una población que mientras camina en lugar de mirar para adelante mira constantemente para abajo! Desde hace un tiempo los mensajes de texto y el Whatsapp han ganado el terreno de las comunicaciones por la simplicidad, bajos costos y la falta de necesidad de que el otro se encuentre del otro lado al momento en que se ejecuta la comunicación.

Deja-de-caminar-y-textear-es-igual-de-peligroso-que-manejar

Pero este tipo de diálogo se realiza con la cabeza gacha y mirando una pantalla, cuestión que no sería tan problemática de encontrarse uno sentado cómodamente en su casa, oficina o en un transporte público… pero ¿qué pasa cuando se textea al mismo tiempo que se camina?

¡Es terriblemente peligroso y hay que dejar de hacerlo!

Todo parece inminente y necesario de ejecutarse en el momento en que se establece el interrogante o la búsqueda de comunicación desde el otro lado, pero nada es tan alertante como la posibilidad de perder la vida por contestar un mensaje que podría haberse respondido tranquilamente una vez detenido el paso.

Consecuencias de textear y caminar

Para los propios caminantes, el caminar y textear al mismo tiempo tiene consecuencias como pueden ser choques con otras personas, trastabilleos por veredas en mal estado, ausencia de control del semáforo o el tráfico al cruzar una calle y hasta se pueden encontrar situaciones más problemáticas como mareos por la constante mirada hacia un punto fijo mientras se produce el movimiento.

“Textear mientras caminás ó manejás, es peligroso!”

Muchas veces como conductores también sufrimos en nuestros recorridos, esta falta de percepción del entorno por los que envían mensajes de texto mientras caminan y, si llevan auriculares puestos, aún peor. Es una distracción que hace que no se tome conciencia de lo que sucede en el entorno y es en gran medida problemático ya que tampoco se alerta de la posibilidad del peligro en determinadas zonas ni de lo que las señales de tránsito obligan.

Cuántas veces uno quiere doblar con el auto una esquina con el paso correctamente determinado y alguien que viene caminando y texteando nunca se percató de que debía detenerse hasta que el tráfico avanzara.

Si no manejás y texteás tampoco lo hagas mientras caminás

La realidad es que gran porcentaje de la población admite haber mandado algún mensaje de texto mientras caminaba. Pero al mismo tiempo, un 80% de este grupo reconoce que no debería hacerlo. El punto se encuentra en la toma de real conciencia del peligro al que se insume uno mientras hace algo que pudiera catalogarse como inofensivo.

Si ya tomamos conciencia de que conduciendo un vehículo debemos dejar de mandar mensajes mediante el celular, es momento de que también nos demos cuenta del peligro que conlleva hacerlo mientras caminamos. Se puede considerar que es igual de peligroso o más aún ya que un accidente producido por mirar el celular mientras se camina podría llevar a la muerte de manera indefectible.

¡No lo hagas! Detenete un segundo para responder un mensaje si fuera urgente y luego continuá la marcha con la tranquilidad de tener todos los sentidos en óptimas condiciones.

fuente: 1,2,3 seguros

Peatón tecnológico – Realidad Virtual vs. Realidad Vial

Peatontecno

El uso de teléfonos celulares y reproductores MP3 va en aumento. En la misma medida, los riesgos que enfrentan los conductores al usarlos.

¿Cuál es la relación entre el uso de estos dispositivos y las lesiones de los peatones?

Sale del trabajo cansada, pensando en el día que tuvo y en todas las cosas que todavía tiene que hacer. Decide desenchufarse de esa realidad que la abruma y se conecta al Ipod. En otro punto de la ciudad, en la esquina de Santa Fe y Juan B. Justo, el semáforo está a punto de ponerse en verde para los automovilistas, pero sin darse cuenta de esto, un joven viene cruzando mientras discute por el celular. De frente una chica cruzó la misma avenida con la cabeza gacha, sin haber despegado la vista ni un segundo de la pantalla de su celular. Se chocaron, trastabillaron y cayeron varios papeles y un celular sobre la senda peatonal.

Estas escenas se repiten en cada esquina y exigen un cambio de paradigma a la hora de evaluar por qué suceden ciertos siniestros viales. Y es que la figura del peatón, tal cual la conocíamos, ha ido cambiando. Hoy nos encontramos con los peatones tecnológicos, transeúntes completamente ensimismados en su celular, o reproductor de música, que tropiezan con otras personas, árboles, postes de luz, cruzan sin mirar y hasta se caen de lleno en la calle y se lastiman. Y a la hora de escuchar, muchas veces ni se inmutan ante las advertencias de las bocinas o de otros peatones.

Según un informe realizado el año pasado por la Defensoría del Pueblo de la Nación, los peatones son el principal grupo de riesgo. Mientras de cada 1000 lesionados que circulaban en auto o moto han muerto alrededor de 7 y 8 personas respectivamente, de cada 1000 peatones atropellados han fallecido 15. El elevado riesgo de muerte que padecen los peatones se encuentra altamente asociado a la falta de elementos de protección. En los atropellamientos, los vehículos impactan directamente sobre el cuerpo de las víctimas, que no cuentan con ningún elemento que pueda mitigar la brutalidad del choque.

Nuevo perfil
Los peatones tecnológicos son aquellas personas que caminan con la vista clavada en la pantalla del celular o abstraídos por la música de sus mp3. Y estos son simplemente dos dispositivos de la amplia oferta que tienen hoy para distraerse. Correos electrónicos, Chat, videojuegos y películas, están al alcance

de su mano para llevarlos a otra realidad. El peligro radica en que pierden la noción del riesgo cuando caminan utilizando alguno de estos dispositivos. En este sentido, la Federación Española para la seguridad vial calcula que un 20% de los transeúntes muertos estaba hablando con el móvil o iba escuchando música.

Un estudio publicado en el British Medical Journal y realizado por el Hospital Infantil de la Universidad de Maryland y la Oficina de Servicios de Salud de las Escuelas Públicas de Baltimore, en Maryland, Estados Unidos, contabilizó 116 casos de siniestros de peatones con evidencia del uso de auriculares en el momento del incidente. La edad promedio de las víctimas fue 21 años, el 68% eran varones y el 67%, menores de 30 años. La mayoría de los vehí

culos involucrados eran trenes (55%) y el 89% de los casos ocurrió en ambiente urbano. En el 74% se estableció que las víctimas estaban usando el auricular en el momento del siniestro. En 34 de los 116 casos (29%), los informes mencionan específicamente que hubo bocinas o sirenas sonando antes de que la víctima fuera golpeada.

Completamente aislados
El peligro del uso de dispositivos tecnológicos en peatones se puede explicar por dos fenómenos: el aislamiento auditivo de los estímulos externos (aislamiento del medio ambiente) y la distracción (ceguera por falta de atención).

La distracción o ceguera por falta de atención, se produce por un desdoblamiento de la función cognitiva que reduce la asignación de recursos mentales o la atención a los estímulos externos. Este fenómeno que involucra la distracción cognitiva para interpretar los estímulos auditivos y la distracción táctil necesaria para manipular los dispositivos electrónicos expone a los peatones a mayores situaciones de riesgo. Los estudios demostraron que existe una correlación débil entre la distracción (definida como el uso de auriculares, teléfono celular, comer, beber, fumar o hablar) y la menor cautela para cruzar la calle. Además, se observó que los peatones que hablaban por teléfono celular cruzaban la calle con mayor lentitud, aumentando el tiempo de exposición al tránsito vehicular.

La privación sensorial denominada aislamiento del medio ambiente, es la incapacidad para escuchar sonidos que emanan del entorno local. En este sentido se puede inferir, aunque faltan estudios para demostrarlo, que los auriculares pueden haber jugado un papel importante en la mayoría de las lesiones y muertes en las series de casos analizados en el estudio.

Tradicionalmente los peatones han sido considerados víctimas ante los atropellos. Sin embargo, los que caminan por la calle también cometen muchas infracciones y adoptan conductas riesgosas. A la hora de circular, desconectémonos de la tecnología, levantemos la cabeza y conectémonos con la realidad vial. Evitemos sumar un peligro más a la jungla urbana.

Fuente: CESVI

Hablar por celular al volante es tan peligroso como conducir ebrio

Así lo confirma una investigación de una universidad norteamericana, que en la argentina fue reproducida por la asociación civil Luchemos por la Vida. El estudio demuestra que las personas que manejan mientras hablan por teléfono y los ebrios al volante cometen el mismo tipo de imprudencias.

“Según un estudio de una universidad norteamericana publicado recientemente, que reproduce la asociación civil Luchemos por la Vida, el usar el teléfono celular mientras se maneja es tan peligroso como conducir bajo la influencia del alcohol. La investigación demostró que las personas que manejan mientras hablan por teléfono y los ebrios al volante cometen el mismo tipo de imprudencias”, manifestó Héctor Barboza, jefe de la Dirección de Tránsito y Transporte de la Municipalidad de Posadas, según cuenta el diario Territorio de Misiones.

Lo hizo, haciendo referencia al pedido de la Comisión de Transporte del Concejo Deliberante al Ejecutivo municipal de mayor severidad en el control hacia los automovilistas que utilizan la telefonía celular mientras conducen.

imagen ilustrativa

El médico Alberto Simes, otorrinolaringólogo recibido en la Universidad Nacional de Córdoba, con más de 35 años de servicio en Misiones, habló de lo que significa manejar con la atención ocupada por un auricular que hace ingresar música o una llamada al cerebro. Argumenta que el uso permanente no sólo es nocivo y provoca la pérdida de audición, sino que fundamenta que es negligencia pura el uso de celulares, ya que provocan un grado alto de distracción.

“No solo afectan la audición, sino la concentración, provocan distracción. Tiene mucho que ver con este tema, porque si se pierde un sólo canal, se pierde el estéreo, al quitar esto uno no sabe de dónde viene el ruido, o sea se pierde sentido de orientación”, indicó.

La advertencia no es sólo para desaprensivos automovilistas que utilizan estas fuentes de música o de comunicación, sino también para los peatones, ya que se incrementaron los accidentes en la vía pública, cuando el peatón cruza una arteria totalmente desconectado del mundo por influencia y uso indebido de estos aparatos.

“Cruzás la calle distraído, escuchando por auriculares, por supuesto que estás aislado del mundo, primero estás distraído y segundo que estás aislado, en una burbuja”.

Simes manifiesta que aumentaron las consultas, sobre todo de la población joven, que utiliza con demasiada frecuencia estos sistemas de reproducción musical.

“El uso de auriculares influye muchísimo, a veces con el tiempo, así como con un golpe, se va perdiendo la audición. Se mide por decibeles de audición y por decibeles de ruidos, hasta los 80 decibeles el oído trabaja bien y no tiene inconveniente. El problema de estos aparatos con auriculares es que estás usando un conductor cerrado, el ruido no sale y queda rebotando adentro”.

imagen ilustrativa

El otorrinolaringólogo dice que se puede realizar un auto testeo para poder comprobar que se está perdiendo la audición. Uno de ellos es verificar el volumen del televisor, que si uno está acostumbrado a equis medida, ver si se está necesitando aumentar un volumen. Otro paso es analizar si no se escucha adecuadamente a los compañeros de trabajo.

“La pérdida progresiva se va dando porque va lesionando la cloquea, y esta es la primera neurona de la vía auditiva. A veces es progresiva y en otros caso se da en forma abrupta”. Se analizó también el uso del sistema “manos libres” y se encontró que, aunque en menor grado, también este aparato incrementa la frecuencia de accidentes.

Lo que se recomienda, es detener el auto a un costado del tránsito y ahí atender o efectuar llamados.