Los 3 errores más comunes que cometemos al manejar con niños

Conducir con niños es casi tan habitual como la vida misma, sobre todo para los grupos familiares o para los padres o madres que tienen que trasladarse siempre llevando a sus criaturas a cuestas. Sin embargo, todos los que se han visto inmersos en esta tarea que, al parecer es tan sencilla, sabrán que las dificultades afloran, algunas veces más y otras menos y que, de no encontrarse en alerta, pueden cometerse varios errores.

Veremos ahora algunos de los errores más comunes que se pueden cometer en el momento de manejar con niños y propondremos, como consecuencia, alguna solución o alternativa para hacer frente a estos inconvenientes.

kids

Atame despacio si estás apurado

La calma es uno de los factores que debe predominar siempre que se viaje con chicos aunque sea, justamente, la cualidad más difícil de conseguir cuando no existe concentración para lograrlo. Muchas veces la rutina y las corridas cotidianas hacen que uno quiera salir lo más rápido posible y entonces descuida todas las medidas que tienen que ver con la seguridad de los nenes. Dejar a los niños sin cinturón, por más corto que sea el recorrido generará un doble peligro: por un lado nunca se sabe cuándo se podrá recibir un impacto, pero, por otro lado, la flexibilidad en la adopción de esta medida de protección vial hará que el niño piense que no es tan importante y prontamente evadirá su uso regular.

Kit de Juguetes de viaje: ¡no digas sí a todo!

El aburrimiento suele ser un problema que se presenta a menudo en el los viajes en auto y que, en los recorridos más extensos, se ve intensificado. Frente a esta realidad una alternativa muy efectiva son los juguetes que operan como verdaderos captadores de atención. Sin embargo, no planificar o pensar con tiempo, cuáles son los que juguetes que sí van al auto y cuáles no, puede ocasionar un dolor de cabeza más grande que el aburrimiento que presenten los niños en sí.

“La calma es uno de los factores que debe predominar siempre que se viaje con chicos.”

Es importante destacar que siempre se tienen que evitar los juguetes que tengan objetos pequeños o que cuenten con muchas piezas. Además de que se perderán en la inmensidad del auto, rápidamente se caerán de la mano de los niños y manifestarán desesperación por volver a recuperarlas. No siempre será posible desde el alcance de sus manos y menos si se encuentran amarrados con el cinturón de seguridad. Esto traería como consecuencia que tengas que detener la marcha –que no siempre es posible- o que comiencen llantos incansables que pueden ocasionarte distracciones.

Como contrapartida, es una buena alternativa, tener un kit de juguetes que sean los que siempre se usen en el auto. Los podés ir variando, pero dedicarle un tiempo a la preparación de los mismos te dará, al menos, un poco más de confort a la hora de conducir.

Mirá al frente, cueste lo que cueste

Las distracciones cuando uno se encuentra conduciendo están, de manera constante, a flor de piel. Es el caso del celular, por ejemplo, que si no se silencia puede sonar pidiendo ser atendido. Pero frente al teléfono la decisión es simple: no se usa, se silencia, se apaga, y listo: la distracción queda anulada.

Sin embargo, en el caso de los niños que también operan como una distracción, las opciones no siempre son tan claras. Muchas veces la demanda es tal para que se mire, para que se atienda, para que se ayude, para que se responda que no siempre es el “no” el que se impone como absoluta respuesta. En estos casos el error más común es doblegarse ante la demanda pero se debe tener presente que esos minutos en que se mira hacia atrás son fatales ya que se deja el volante y la dirección del auto librados al azar.

Si los niños se encuentran en sus sillas correspondientes o con la sujeción que deben tener, si tienen cerca sus juguetes y se toma la precaución de que sean efectivos para usar en el auto, no tendrás que preocuparte aunque la demanda sea mucha por parte de ellos. En caso de que realmente sientas que una llamada o insistencia por parte de los pequeños es relevante no tenés más que detenerte y entonces habrás actuado de manera segura.

¿Te han ocurrido situaciones semejantes mientras manejabas con niños? ¿Qué has hecho o cómo lo has resuelto?

fuente: 1,2,3 seguro

¿Cuáles son los autos que menos dañan el medio ambiente?

Existen algunos vehículos que pueden incorporarse a la clasificación de autos ecológicos o amigables con el medio ambiente por el bajo nivel de contaminación que propagan con su uso y por la propuesta que ofrecen en relación con el combustible que utilizan o la manera en que funcionan.

Cada vez se difunden más entre los habitantes estos tipos de unidades vehiculares y la razón de la creciente demanda tiene su respaldo no solo en la búsqueda de frenar el calentamiento global y contribuir de alguna manera con el cambio o protección de la corteza terrestre sino también por el aumento del precio que en los combustibles se ha ido produciendo a lo largo de los años.

Foto 1,2,3 Seguro

Adhesiones a la movida ecologista y funcional

La fabricación de vehículos amigables con el medio ambiente ha ido avanzando no solo en la cantidad de diseños sino que también se han ido concretando versiones cada vez más eficientes en relación con el reto que se habían planteado: la sustentabilidad y el ahorro.

Los gases que emiten los vehículos han estado incrementando los niveles del efecto invernadero y al haberse observado una respuesta lenta en el cambio de fabricación de las unidades pronto se dio la voz de alerta. Lo primero que se realizó fue pensar en fuentes de energía alternativas a las provenientes de los hidrocarburos. Y es en ese camino en que se dio con los autos que se movilizaban por Hidrógeno, por un lado, y los autos eléctricos, por otro.

“La clasificación de autos ecológicos o amigables con el medio ambiente por el bajo nivel de…

Necesidad de poner el objetivo en el centro

También la producción de estos vehículos de energía alternativa tenía que reformarse para que durante su forjado no se cayera en más gasto energético e impacto ambiental que el que ocurría con la fabricación de los autos tradicionales.

Resultaba que, por un lado se ahorraba en el efecto contaminante pero que, por otra parte, la mirada no estaba puesta en el foco que es, en definitiva, el cuidado del planeta para con las generaciones futuras.

Un caso que hizo esta problemática visible fue el del auto Toyota Prius cuya particularidad era la de producir menos Dióxido de Carbono y menos combustión del motor pero que, para su funcionamiento requería de baterías que se obtienen de minas que resultan mucho más contaminantes que el propio vehículo en sí.

El dilema no se ha cerrado y el camino que ya se inició exige una nueva ruta para alcanzar nuevos fines. La necesidad de los autos ecológicos es un hecho y llegar a modelos realmente sustentables tiene que ser una meta para muchas de las automotrices.

Desde nuestro lugar debemos convencernos que cada paso hacia el cuidado del medio ambiente nos ayuda a construir el futuro. ¿Te sumás a los autos ecológicos? Con tu demanda a las automotrices ¡se puede iniciar al cambio!

fuente 1,2,3 seguro