4 Simples Reparaciones de tu Auto que Debés Saber

Arreglar tu auto por tus propios medios puede llegar a brindarte más satisfacciones de las que imaginas. No solo por el costo que cada arreglo supone sino porque también el vehículo suele ser un compañero fiel de recorridos y de la vida y es una manera de compensar lo valioso que nos resulta, saber que está siendo reparado de la mejor manera.

Claro que no todos somos mecánicos y puede haber ciertos arreglos que no son accesibles para quien no tenga conocimiento específico, pero sí hay algunas intervenciones que con sólo un poco de maña se pueden lograr.

Por otra parte, tener conocimientos de estas reparaciones simples puede ser un paso seguro para algunos momentos en que nos sorprenden roturas en el momento menos pensado.

4-simples-reparaciones-de-tu-auto-que-debés-saber

Cambio de aceite

Lo primero que se debe saber es que cada auto tiene mediciones específicas en lo que al aceite se refiere por lo que lo primero a descubrir es el nivel de aceite que el propio auto puede recibir. Eso es algo que podrás averiguarlo consultando el modelo de auto que tengas o en algún lubricentro experimentado.

Es también importante saber medir el nivel del aceite de un auto. Para ello el vehículo cuenta con una tira de medición. Esa varilla debe sacarse, limpiarse con un trapo y volverse a introducir para saber exactamente cuál es el nivel en que se encuentra el aceite. La varilla misma indica los valores normales y cuáles son los que ponen el auto en alerta. En caso de que encuentres en tu medición un valor alarmante no tenés que esperar más y proceder a completar la falta de aceite.

Hay un tapón que cubre el tambor del aceite. Debés quitar ese tapón y con un bidón y mucho cuidado completar el aceite faltante. Es importante hacer la tarea en etapas e ir controlando el nivel al que se llega para no pasarte. Si se te ensucia el motor con aceite luego se calentará durante el funcionamiento del vehículo y producirá una cierta quemazón que puede resultar perjudicial.

Cambio de bujías

Si notás que el auto se encuentra falto de potencia, que aumenta mucho el consumo de combustible o que contamina demasiado puede que esté necesitando un cambio de bujías.
Entre 30 mil y 60 mil kilómetros recorridos suele ser común la necesidad del cambio de bujías. Es importante destacar que si una bujía se encuentra en mal funcionamiento no puede reemplazarse solo esa defectuosa sino todas para que no haya errores posteriores en el encendido.

El coche debe encontrarse frío ya que las bujías calientan mucho. Lo primero que se debe hacer después de haber esperado 2 o 3 horas del último uso es desconectar el borne negativo de la batería. Previamente a esto habrás comprado las bujías nuevas y para estar seguros que son las adecuadas lo mejor es adquirirlas teniendo en las manos el manual con el año de fabricación del auto.

Procederás acto seguido a identificar los cables de las bujías. Hay tantos cables como bujías y puede facilitarte la tarea de numerarlos. Con un guante se deberá ir tirando desde la base por cada uno de los cables. Una vez retirados los cables se debe limpiar el orificio con un cepillo pequeño.

Con una llave del mismo tamaño se retiran las bujías viejas y se ubican en su lugar las nuevas. A continuación se conectan nuevamente los cables y tarea terminada.

Reemplazo de pastillas de freno

Para poder realizar esta tarea lo primero es colocar el freno de mano y se deben trabar las ruedas con ladrillos para no tener riesgos. Luego se debe aflojar las tuercas de las ruedas frontales pero no se deben retirar aún.

Con el críquet se deberá levantar el auto y luego retirar las tuercas y ruedas. Con un destornillador grande se deberán alejar las pastillas de freno del rotor y luego ubicar el pistón del calibrador dentro del cuerpo del calibrador. Esta misma tarea se tiene que llevar a cabo en las pastillas interiores y en las exteriores. Si llegara a gotear líquido de freno en esta tarea es normal.

Si en esta acción se encontraran estrías en el rotor habría que reemplazar también los rotores. Como medida de seguridad tendrás que verificar que las pastillas de freno que vayas a usar sean las mismas que las que tenías colocadas. Con un compuesto de lubricación se ubican las pastillas que se deslizarán fácilmente dentro del calibrador. Luego se coloca el sujetador anti movimiento y líquido de lubricación. Como último paso la pastilla debe ser deslizada hacia el exterior, el taco y el sujetador anti movimiento dentro del calibrador y se colocan los sujetadores de deslizamiento. Luego llega el momento de la pastilla interior, el taco y el sujetador anti movimiento. Se deben deslizar los sujetadores de deslizamiento a través del calibrador y cuando estén bien ubicados se instalan los clips de retención.

Habiendo colocado nuevamente las ruedas con la presión del dedal de freno se recupera firmeza y es conveniente realizar unas vueltas para asegurarse del funcionamiento.

Reemplazo de batería

Saber reemplazar una batería es un conocimiento que puede llegar a ser imprescindible dado el caso que el agotamiento de la batería ocurra en un momento inesperado. Lo primero que hay que verificar es que efectivamente la batería que se encuentra en uso haya detenido su funcionamiento. La aparición de sulfato en las conexiones puede haber generado cierto deterioro sin por eso requerir el reemplazo de la batería. Una limpieza puede solucionar el inconveniente y lo mejor es hacerlo con agua caliente. Otro punto a verificar es el correcto funcionamiento del alternador. Y dado el caso de que no sea ese el problema y que finalmente descubras la falla de tu batería tendrás que empezar por adquirir aquella que reemplace la que tenés y que sea el modelo exacto.

El primer paso tiene que ver con quitar la batería que no funciona. Es fácil reconocer su presencia debajo del capot porque está en una zona accesible. Tenés que identificar, a continuación, las terminales positiva y negativa de tu batería vieja. Con una llave que usualmente corresponde al diámetro de 8mm a 10mm procedé a quitar la batería y no olvides identificar los cables si ellos no traen marca alguna. Es importante que primero desconectes la terminal negativa antes de desconectar la terminal positiva, de lo contrario se podría producir un cortocircuito.

Llegado el momento de ubicar la nueva batería tenés que hacerlo con cuidado de conectar las terminales positiva y negativa como corresponda. Es recomendable agregar luego grasa de litio en las conexiones para prevenir la corrosión. Finalizada esta tarea solo te quedará comprobar que todo lo electrónico de tu vehículo funcione correctamente.

¡Animáte con las tareas simples del cuidado de tu auto y descubrí lo importante que es saber cómo funcionan los principales componentes!

fuente 1, 2, 3 seguros