Aprendé a Leer los Ruidos del Auto: Cómo Prevenir Antes que Lamentarse

De pronto el auto parece hablarnos y lo hace a través de distintos pequeños sonidos que aparecen para indicarnos que algo no va tan bien. Y frente a este llamado de atención podemos optar por hacer oídos sordos pero bien valdría la pena aprender a reconocerlos y buscar alguna solución al respecto porque, de esa manera, se estarían previniendo muchos males a punto de manifestarse. Prestar atención a los ruidos del auto puede salvarte de una mala experiencia.

imagen ilustrativa

Por otra parte, si sos automaníaco no podrás hacer una cuadra más si un pequeño sonido inesperado interrumpe tu marcha. Querrás solucionarlo al instante y para ello te comparto esta guía que te ayudará a conocer los ruidos más comunes del auto y a identificar de dónde podrían provenir.

Detectás un sonido extraño: ¿qué hacer?

En primer lugar tenés que concentrarte en la localización del origen del sonido. Es muy importante que verifiques todo lo que proviene de elementos que tengas dentro del auto. Parte de la carga, lo que haya en la guantera, e incluso lo que tengas guardado en el baúl.

Una vez que todo esto se encuentre identificado y que puedas asegurar que nada de lo que se encuentra dentro del auto es lo que genera el sonido empezarás tu fase de “detective”.

Tendrás que concentrarte independizando cada zona del vehículo, haciéndola trabajar si pudieras y descubriendo, como consecuencia, si el sonido viene de allí.

Podrás encontrar durante esta evaluación ruidos que provengan del motor; del chasis o los frenos; del interior; del escape y de los bajos o de la carrocería.

Veamos algunos ejemplos y la orientación de qué podés hacer en cada caso:

Ruidos en el motor

Si te encontrás, por ejemplo, con un ruido metálico que se mantiene por un momento después de arrancar podés estar frente a un problema de los tanques hidráulicos. En este caso el taller será el encargado de la reparación. Cuando el sonido persista el arreglo es inminente.

Un ruido en el embrague, por su parte, en el momento en que se pisa el pedal indica un rodamiento o embrague defectuoso. La manera de arreglar el problema es mediante la sustitución del mismo. En cambio, si el sonido en el embrague se siente en la marcha es posible que lo que se haya dañado sea el disco de embrague cuya solución también es el reemplazo de la pieza.

Hay otros sonidos como pueden ser un zumbido después de accionar el encendido o algunos ruidos del tipo tic-tac cuando el capot está abierto que son alertas pero que no necesitan inmediata reparación. Aun así el motor es el corazón de tu vehículo de manera que lo mejor es que frente a un sonido extraño visites a tu mecánico.

“Los ruidos generan distracción, solucionalos lo antes posible”

Ruidos en el chasis y frenos

Cuando tomás curvas y sentís que aparecen ciertos gruñidos o zumbidos podés estar teniendo un defecto en la rueda. La mejor manera de identificar el problema en este caso es elevar el auto y hacer girar la rueda. Con este movimiento se podrá ver qué es lo que está sucediendo y la solución se encuentra en el taller.

Si al frenar escuchás ciertos chirridos es porque las pastillas de freno están gastadas. Esta alerta no debe dejarse pasar y tenés que cambiar de inmediato las pastillas que, en algunos casos implican cambiar también el disco de freno.

Ruidos interiores

Hay algunos sonidos semejantes a crujidos que pueden tener que ver con el pedal de embrague. Si se encuentra seco lo hace notar y para eliminar este ruido tenés que engrasar las articulaciones con un aerosol de silicona. Es importante que no se use grasa o aceite ya que estos componentes dañan el plástico.

Un chirrido proveniente de un asiento puede indicar que hay uniones o zonas sin engrasar. La solución es engrasar el asiento con sumo cuidado. Si hubiera que desmontarlo por completo es recomendable la colaboración dentro del taller.

Ruidos en el escape y las zonas bajas

Podés sentir un sonido como a chapa cuando pasás por baches y se puede deber al sostén del caño de escape. Se debe reemplazar la goma de sujeción para que no haya males mayores.

Por otra parte, si existieran tintineos o golpecitos que se oyen con el motor en marcha o incluso, en algunos casos, sin marcha, habría que revisar las abrazaderas ya que pueden estar sueltas o rotas. En este último caso habría que cambiarlas.

Ruidos en la carrocería

Pueden aparecer crujidos muy fuertes en el momento de pasar por sobre baches. Esto se debe a los cierres y bisagras que tal vez estén secos. Para solucionarlo se aplica grasa en las bisagras de las puertas y lo mismo se hace en el mecanismo de cierre.

Golpecitos y traqueteos en los limpiaparabrisas cuando llueve rápidamente. Estos sonidos ocurren porque se han endurecido las escobillas y la solución es el reemplazo de las mismas.

Ya tenés una general de los ruidos que podés encontrar en el auto. Al menos saber identificar de qué zona provienen es el primer paso para hacer luego tu consulta al mecánico y saber cuánto podés esperar o no para hacer efectiva la visita.

¡Ojo! Los ruidos generan distracción y no es recomendable que te dejes llevar por ellos cuando conducís. ¡Solucionalos lo antes posible!

fuente: 1,2,3 seguros

Un pensamiento en “Aprendé a Leer los Ruidos del Auto: Cómo Prevenir Antes que Lamentarse

  1. Pingback: Aprendé a Leer los Ruidos del Auto: Cómo Prevenir Antes que Lamentarse | Asbeco Asesores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s