Seguridad en el transporte de Niños

El Seguro Automotor de San Cristóbal y Arce & Arolfo le brinda respaldo en caso de sufrir un siniestro,​ pero –al igual que usted- deseamos evitarlo.

bebe_silla_coche Por su tamaño y peso, quienes están más expuestos a sufrir lesiones de consideración e incluso muerte, en caso de siniestro, son los niños.

» Medidas de seguridad básicas para el transporte de niños.

Cuando de niños se trata, la velocidad no es lo principal en la severidad de un accidente, ya que un choque a sólo 45 km/h sin un sistema de retención infantil puede ocasionar la muerte de un niño. Por eso los sistemas de sujeción son indicados en ruta y también en circulación urbana.
Todos los niños menores de 12 años tienen que llevar un sistema de retención o sujeción específico a su edad y peso.

Si transporta un bebé de hasta 1 año (aproximadamente 10 kg.) la opción más segura es una pequeña silla cubierta casi en su totalidad (llamada comúnmente “huevo”) que va asegurada con los cinturones de seguridad traseros. El bebé debe ubicarse mirando hacia atrás, en el sentido contrario a la marcha, para disminuir la posibilidad de lesiones cervicales.

Si circula con un niño de 10 a 18 kg de peso, puede llevarlo en una silla que se colocará en el asiento delantero o trasero, bien en el sentido de la marcha o al contrario, en este último caso se fija con el cinturón de seguridad de tres puntos. Si la cabeza del niño sobrepasa la parte superior del asiento, significa que el asiento es demasiado pequeño para él.

Los chicos entre 3 y 6 años aproximadamente pueden utilizar una silla con respaldo ubicada en el asiento trasero del vehículo, colocada de frente, que les permita usar el cinturón de seguridad. Hay que cuidar que el cinturón no quede sobre el abdomen, del niño sino sobre la cadera.

AUTO FAMILIA

En niños que pesan entre 25 y 35 kg, se recomiendan los “cojines elevadores” que se regulan en altura y se colocan de frente de modo que permitan usar el cinturón del vehículo sobre la clavícula y la cadera del niño. Si un niño tiene edad y tamaño suficiente (1,45 m, aproximadamente 10 años) para sentarse en el asiento delantero y utilizar sólo el cinturón de seguridad, revise que éste se ajuste correctamente al cuerpo y aleje el asiento tanto como sea posible del tablero.

Consideraciones para automóviles con sistema de airbag.

Las bolsas de aire (“airbags”) fueron diseñadas para proteger a personas adultas. Cuando están inflados, son muy potentes y están situados tan bajos que podrían asfixiar a un niño que estuviera situado por delante del mismo. Nunca debe colocarse un asiento para niños en el asiento del copiloto si el automóvil dispone de airbag de pasajero. Si transporta un niño con edad y peso suficiente para sentarse en el asiento delantero, desplace el asiento hacia atrás al máximo y -de ser posible- desconecte el airbag; aunque deba activarlo de nuevo cuando un adulto utilice el asiento.

Comprobaciones antes de iniciar la marcha.

La silla del niño debe estar adecuadamente sujeta con el cinturón. Si el cinturón le queda demasiado holgado, debe ajustarse para que se adapte bien al cuerpo. Si el niño va muy suelto en la silla, se pueden colocar un par de toallas enrolladas a cada lado. Existe la posibilidad de comprar almohadones diseñados especialmente para este fin.

Nunca se debe dejar solo a un niño en su silla ya que podría hacerse daño, o al moverse, colocar la cabeza de forma accidental por debajo del cinturón de seguridad, con riesgo de asfixia.

Sólo los padres u otros adultos deben desabrochar y abrochar el cinturón de seguridad. No es aconsejable enseñar al niño cómo hacerlo, ya que éste podría soltarse por sí solo antes de tiempo.

No lleve objetos grandes ni pesados en el asiento trasero ni en la bandeja del automóvil, ya que podrían salir despedidos hacia adelante en una colisión y herir a los pasajeros.

Abroche bien los arneses de seguridad. No deben estar retorcidos, ni demasiado flojos. Tienen que estar debidamente ajustados para que, en caso de accidente, absorban el movimiento hacia delante en el momento de la colisión.

Controle mediante un espejo retrovisor o con ayuda de un acompañante, que los arneses permanezcan abrochados y bien colocados. Muchas veces los niños los corren de lugar o se los quitan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s