La discapacidad producto de siniestros viales: una consecuencia invisible

DiscapacidadEl 14 de abril se conmemora el Día de la Víctima Discapacitada, una ocasión para reflexionar que la discapacidad es una consecuencia de los siniestros.Si bien los siniestros de tránsito constituyen una de las primeras causas de muerte, la discapacidad como consecuencia de los mismos es una problemática insoslayable y no menor en nuestro país. No se refleja ni en los partes policiales, ni en los medios de comunicación, pero aquellos que en un primer momento aparecen como heridos graves, luego pueden aparecer en las estadísticas como personas con discapacidad producto de un siniestro vial. Representan el 30% de los lesionados graves en el tránsito y son también los que más contribuyen a engrosar el índice de discapacidad en el país.

Una discapacidad prevenible
Los traumatismos son los daños que se generan a causa de golpes, quemaduras y caídas producto de los siniestros. Las lesiones provocadas por siniestros de tránsito en general son un problema de salud pública porque afectan de manera grave la salud y el desarrollo social y económico de amplios sectores de la población.

Por cada muerte causada por el tránsito, docenas de sobrevivientes quedan con secuelas transitorias o permanentes de discapacidad que determinan restricciones a las funciones físicas, consecuencias psico sociales y en calidad de vida.
Los datos del Censo 2010, difundidos por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), muestran las discapacidades prevenibles. Estas son las relacionadas con lesiones externas, principalmente con los siniestros de tránsito, accidentes de hogar y de trabajo. El relevamiento nacional de 2001 mostró que el 7,1% de la población presentaba alguna dificultad. En Argentina el 2,9 % de las discapacidades en primera instancia se produjeron en el tránsito. El 61 % de estas discapacidades se produjeron en hombres.

Las causas y las consecuencias de los traumatismos resultantes del tránsito son múltiples y complejas, no sólo a nivel físico, sino también psicológico, cultural, social. Entidades argentinas especializadas en el tema coinciden en afirmar que cerca de 15.000 personas por año quedan con alguna discapacidad permanente en el país, como consecuencia de traumatismos resultantes del tránsito. Esto equivale a aproximadamente el doble de las que mueren en ese tipo de siniestros. Es decir, por cada muerte en una colisión en las vías de tránsito, dos personas quedan con secuelas graves, sin poder continuar con su vida laboral y social; y con secuelas moderadas. Si tenemos en cuenta que la gran masa afectada por los siniestros viales son jóvenes de entre 18 y 35 años, el panorama se vuelve aún más dramático.

Políticas que buscan prevenir y evitar
La APSV busca evitar, reducir, y minimizar las múltiples consecuencias de los siniestros viales. A través de diversas estrategias se aborda la prevención con el objetivo de que se adopten patrones de conducta que promuevan comportamientos más seguros, sin una innecesaria exposición al riesgo.

Así, el uso del cinturón, la disminución de la velocidad y el uso del casco en motociclistas son tres aspectos fundamentales que se difunden en forma recurrente ya que son considerados importantes factores de riesgo que no sólo ponen en peligro la vida sino que pueden ser motivo de lesiones graves en caso de un incidente vial, que pueden derivar en discapacidades transitorias y permanentes.

A través de operativos de fiscalización y controles en rutas, jornadas de formación a diferentes actores y campañas de concientización la APSV busca desestimar la exposición innecesaria a los riesgos, desde lo informativo, lo sancionatorio y e incluso lo simbólico, intentando transmitir el valor de la vida, la responsabilidad individual y colectiva.

La posibilidad de formar parte de un siniestro siempre se ve como algo lejano, como algo que le ocurrirá a “otro”. Sin embargo, para comenzar a promover el cambio es fundamental tomar conciencia que todos estamos expuestos a padecer siniestros viales. La muerte es una de las consecuencias posibles. La otra es quedar con alguna limitación física a causa de un hecho vial que puede afectar el curso normal de nuestra vida y que en la mayoría de las ocasiones se podría haber evitado.

fuente: red de actores por la seguridad vial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s