Conduciendo de noche: riesgos y precauciones

Manejar de noche triplica el riesgo de accidentes. No obstante, es el momento elegido por muchos para aprovechar al máximo el fin de semana largo. Consejos.

imagen ilustrativa

 

Uno de los factores que causan más siniestros de tránsito a la noche es el error en el cálculo de distancia.

Un estudio que realizamos en rutas y autopistas de nuestro país demuestra que entre las 12 de la noche y las 6 de la mañana se triplica el riesgo de sufrir un siniestro de tránsito. Sin embargo, es común que muchas personas decidan viajar por la noche.

Circular con menos autos, tener un día más de descanso en el destino elegido, no sufrir los calores diurnos y la posibilidad de manejar a mayores velocidades, son algunas de las razones que más se escuchan.

Si bien es cierto que por la noche el calor disminuye, al igual que el tránsito, el peligro aumenta considerablemente ya que el conductor se encuentra expuesto a más situaciones de riesgo que durante el día.

Uno de los factores que causan más siniestros de tránsito es el error en el cálculo de distancia. La dificultad que presenta conducir de noche es ver y reconocer, con el tiempo suficiente, algún objeto en la ruta.

Sucede que, con las luces bajas del vehículo, la visión que el conductor tiene es, aproximadamente, de 30 a 35 metros y sólo hacia delante. Esto quiere decir que el conductor pierde su visión periférica. En resumen, se cuenta con un menor campo de visión para anticipar sorpresas y por ende, tiene menos tiempo para reaccionar y evadirlas.

Un estudio realizado demostró que si transitamos de noche por una ruta sin iluminación artificial a 110 km/h y se interpone en nuestro camino un peatón o ciclista sin luces vestido con ropa oscura, necesitaríamos aproximadamente 110 metros para detener nuestro vehículo a 0 km/h (contemplando una reacción rápida de 1,5 segundos).

Este cálculo surge de sumar los 45 metros del tiempo de reacción (30 metros por segundo multiplicado por 1,5 segundos que es el tiempo de reacción) y los 65 metros de frenada por bloqueo que necesitaremos para detener el vehículo completamente.

Estos números muestran que sería casi imposible evitar el impacto.

Recomendaciones

Si puede evitar manejar de noche, hágalo. En caso contrario, recuerde las limitaciones y tenga en cuenta lo siguiente:

– Cuidar que las ópticas delanteras, los focos traseros y los vidrios se encuentren limpios y en buen estado. Esto permitirá ver y ser vistos.

– No tomar medicamentos que generen somnolencia.

– Disponer del tiempo necesario para llegar a destino y, si salió más tarde de lo previsto, no tratar de recuperar el tiempo aumentando la velocidad.

– Comer en forma liviana y sin ingesta de alcohol. Beber agua en forma abundante ya que la deshidratación puede generar fatiga y ésta, a su vez, somnolencia.

– Evitar las temperaturas elevadas dentro del habitáculo.

– Circular por debajo de la velocidad límite. La señalización de la vía está pensada para una condición óptima de circulación y no para manejar de noche.

– Procurar no encandilar al conductor que circula de frente y evite encandilarse mirando levemente hacia la derecha.

– En zona urbana, aunque la luz del semáforo le indique prioridad de paso, verificar hacia ambos lados la actitud de los otros conductores.

Qué hacer ante un encandilamiento

Frente a un encandilamiento, sugerimos desviar un poco la vista hacia la banquina o buscar una línea lateral para mantener el auto derecho hasta que el peligro haya pasado.

Además, antes de emprender un viaje controlar si se tiene toda la documentación y equipamiento necesario para circular:

– Registro de conducir vigente al momento del control.

– Documento Nacional de Identidad o Cédula de Identidad.

– Cédula verde del auto.

– Cédula azul si conduce un vehículo que no es de su propiedad y la cédula verde se encuentra vencida.

– Seguro del vehículo.

– Última patente paga.

– Verificación Técnica Vehicular o revisión técnica sólo en el caso en que el vehículo esté radicado en una jurisdicción que lo exija.

– Cédula amarilla en caso de vehículos equipados con GNC.

Equipamiento de seguridad

– Juego de dos balizas reflectivas triangulares de color rojo. En caso de detención forzada, deben ubicarse detrás del vehículo a 75 metros y la segunda a 150 metros. También pueden ponerse: una a 75 metros por delante del auto y la otra por detrás.

– Extintor de un kilogramo para los automóviles. Debe estar al alcance del conductor dentro del habitáculo y sujeto a un soporte metálico. Su contenido debe ser recargado una vez por año.

* El autor es especialista en accidentología y Seguridad Vial del Centro de Experimentación y Seguridad Vial de Argentina, una empresa dedicada a la experimentación, formación e investigación sobre seguridad vial.

fuente: CESVI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s