Se incrementaron un 65% los operativos de seguridad vial en rutas santafesinas

imagen ilustrativaLa Agencia Provincial de Seguridad Vial (Apsv) realizó un 65% más de operativos de control en rutas de la provincia de Santa Fe y controló más del doble de vehículos durante 2013, respecto de 2012. Las actas labradas también se incrementaron un 50%, y un dato relevante es que las actas por vehículo inspeccionado descendieron casi 10 puntos porcentuales, lo que a priori indicaría un mayor apego de los santafesinos a las normas de tránsito.

Durante el año que pasó el organismo provincial encargado de coordinar políticas de seguridad vial continuó ejercitando una 1fuerte gestión en materia de control, con operativos de rutina y especiales en las cinco regiones, implementados por la Policía de Seguridad Vial (PSV). En este marco, se llevaron a cabo 7.359 operativos de control, cuando en 2012 se habían hecho 4.472, lo que representa un incremento del 65 %.

En cuanto a los vehículos controlados, los datos de la Apsv también muestran un significativo aumento, ya que en 2012 se controlaron 62.103 mientras que el año pasado fueron 127.294, un número que implica el doble de conductores que pasaron por algún puesto de control. El promedio fue de 10.608 vehículos por mes.

Más actas labradas

datosCon respecto a las actas labradas, durante 2013 se incrementaron notablemente respecto de 2012, ya que se labraron 27.046 actas 2 contra 18.325 en 2012, es decir, que aumentó casi 50 %, con un promedio de 2.254 mensuales.
Un dato para destacar, que merece especial atención, es el hecho de que disminuyó la cantidad de actas labradas por vehículos controlados durante 2013 que baja casi 10 puntos porcentuales, de un 30% en 2012 a un 21% en 2013, lo cual demuestra que los conductores han acatado las normas en mayor medida, y en consecuencia se han labrado menos actas de infracción por vehículo.

datos 2Control de alcoholemia

Durante 2013, también se realizaron 19.155 tests de alcoholemia, lo que representa un 26% más respecto de 2012. En cuanto a los3 operativos, estos aumentaron un 9%.

La cantidad de resultados positivos encontrados, es decir, aquellos conductores que excedieron el máximo permitido por ley, descendió de 1.035 a 837 en 2013. Los mismos se realizaron durante los fines de semana en zonas próximas a boliches nocturnos, ya que la gran afluencia de personas que asisten en vehículo convierte a estos sitios en lugares de alto riesgo para la conducción.
En los procedimientos participaron además otras fuerzas como Gendarmería Nacional, agentes de la Apsv, inspectores municipales, policía de diversas unidades regionales de la provincia de Santa Fe, y ONG. En este marco, el personal vial apunta a controlar una de las principales conductas de riesgo que inciden en la siniestralidad vial, como es el consumo de alcohol.

datos 3Participación en otros procedimientos

La Policía de Seguridad Vial (PSV) tiene una importante actuación en otro tipo de procedimientos como son las transgresiones a 4distintas normas que no son específicamente de seguridad vial pero implican conductas que ponen en riesgo la seguridad y el libre tránsito de los santafesinos.

De esta manera, se trabaja en forma coordinada con otras instituciones santafesinas para detectar contravenciones a la ley tales como motores adulterados, portación de armas sin la documentación correspondiente, traslado de alimentos, especies animales protegidas, cereal, etc., sin los certificados exigibles. La PSV participó de 1.496 procedimientos de este tipo en 2013.

Incorporación de agentes de la PSV

El pasado mes de diciembre de 2013 se incorporaron 230 nuevos agentes a la Policía de Seguridad Vial, surgidos de un proceso de formación y selección que se desarrolló en el Instituto de Seguridad Pública (Isep) y que incrementa el número de agentes a 400. Por otro lado, en los próximos días se incorporarán 30 nuevos vehículos a la flota de la PSV que permitirán reforzar la presencia de esta fuerza en toda la provincia.

La implementación de políticas públicas que garanticen la seguridad vial son un lineamiento estratégico de esta gestión de gobierno. La PSV ejerce su función en las rutas de la provincia de Santa Fe, a través de operativos de prevención y control vehicular, en los cuales los agentes de la fuerza prestan especial atención al cumplimiento de las normas viales.

fuente: Red Seguridad Vial Sta. Fe

Uno de cada 4 choques ocurre por ir pegado a otros autos

Es porque los conductores no respetan la distancia de seguridad. Los especialistas recomiendan cinco segundos entre vehículos. Al no cumplirlos, crece la posibilidad de graves choques en cadena.

Foto Clarin

Choque. En los días de lluvia se debería cumplir especialmente la distancia de frenado entre vehículos, para evitar los accidentes múltiples./GUSTAVO ORTIZ

Cinco segundos pueden ser la diferencia entre la vida y la muerte. Al menos en la autopista, donde uno de cada cuatro choques se producen por no respetar la distancia de seguridad necesaria con los otros vehículos. Así lo revelan las estadísticas del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi).

“El 24% de los siniestros que se registran en las autopistas son por no respetar la distancia de seguimiento –sostiene Hernán de Jorge, responsable de Seguridad Vial del Cesvi–. Esto incluye a los choques en cadena, muy habituales cuando hay grupos de vehículos con una distancia inadecuada entre sí”.

“Cuando un auto choca a otro en la autopista, el conductor siempre dice que no le funcionaron los frenos –señala el periodista Jota Leonetti, de Control de Tránsito–. Lo cierto es que no tenía ni tiempo ni distancia para que le funcionaran: para poder frenar hay que guardar cinco segundos de distancia con el vehículo de adelante”.

En el Cesvi enseñan un método para calcular esos cinco segundos. Cuando la parte trasera del vehículo de adelante pasa por un punto de referencia, como un cartel o un puente, hay que contar “1101, 1102, 1103, 1104, 1105”. Al llegar al 1105, el vehículo propio debe estar a la altura del punto elegido. En caso de haberlo alcanzado antes, hay que aumentar la distancia. A 40 km/h, esos 5 segundos equivalen a 50 metros. Y a 110 km/h, a 150 metros. Cuando llueve o la visibilidad es baja, hay que sumar dos segundos y contar hasta 1107.

En la calle, la distancia de seguridad permite ver bien la calzada. Esto da tiempo para esquivar un bache o permite ver si el semáforo está en rojo cuando se circula detrás de un colectivo o un camión.

En la autopista, guardar distancia con los otros vehículos se vuelve aún más importante, porque permite frenar sin chocar si el de adelante se detiene sorpresivamente. Y controlar la propia frenada ayuda a no ser embestido por los que vienen detrás. Otra ventaja de la distancia de seguridad es que se tiene una mejor visión de la banquina y del carril contrario. Además, esos cinco segundos permiten crear un espacio extra para acelerar para hacer un sobrepaso.

“La distancia de seguimiento permite no tener inconvenientes si frena el vehículo que va adelante, pero también sirve para que el auto que viene detrás vaya frenando –dice de Jorge–. Más allá de la velocidad, la distancia tiene que ver con el tiempo de reacción de cada conductor. Un segundo en una autopista puede equivaler a 30 metros. También es importante dejar libre alguno de los carriles laterales para que, además de frenar, exista la posibilidad de hacer una maniobra hacia el costado”.

Cuando se circula por vías congestionadas y no se puede mantener la distancia necesaria, en el Cesvi aconsejan observar dos o tres autos por delante del propio para anticipar situaciones de riesgo.

Los choques por detrás son peligrosos porque causan un latigazo cervical: el cuello es sometido a un movimiento de aceleración seguido de otro de desaceleración o extensión, muy bruscamente. Como la musculatura cervical no está preparada para afrontarlos, se contrae y arrastra consigo a la columna, lo que provoca lesiones. “De ahí la importancia de acomodar bien el apoyacabezas –explica Leonetti–. Sentados con la espalda apoyada en la butaca, con los brazos extendidos nuestras muñecas deben tocar la parte superior del volante, a la hora 12, para que luego al tomarlo 10 y 10 estén levemente flexionados. Nuestra nuca debe tocar el centro del apoyacabezas y, proyectando una línea, los ojos deben quedar a la mitad de éste”.

“Jamás registro a qué distancia voy con respecto al auto de adelante –afirma Amelia Gutiérrez, usuaria de la Panamericana–. Confieso que alguna vez que el otro auto bajó la velocidad en forma inesperada apenas si llegué a frenar”.

“Hay un problema de respeto y de falta de cultura en la circulación: las personas tienen desesperación por pasar al que está adelante –sostiene de Jorge–. Si uno guarda la distancia de seguimiento es frecuente que un auto se ponga delante en ese espacio. Si eso pasa, hay que volver a tomar la distancia. Y si se nos pega un vehículo por detrás, hay que cederle el paso, pasando a un carril de la derecha o soltando el pie del acelerador para descender unos 10 km/h la velocidad hasta que pase. Jamás hay que entrar en conflicto”.

fuente: clarin.com

Días de #lluvia

En días de lluvia realizá desaceleraciones suaves y progresivas (tené en cuenta que cuando llueve se mezclan el agua con el polvo y la grasa de la vía, y esto disminuye la adherencia de los neumáticos con el piso).

3 de cada 4 siniestros de tránsito en días de lluvia se deben a situaciones que el conductor podría haber evitado.

Por eso recordá estos titps:

• Activá el limpiaparabrisas con las primeras gotas de lluvia.
• Reducí la velocidad;
• Aumentá la distancia de seguimiento con respecto al vehículo que te antecede;
• Mantené un buen nivel de atención y precaución;
• Realizá desaceleraciones suaves y progresivas (tené en cuenta que cuando llueve se mezclan el agua con el polvo y la grasa de la vía, y esto disminuye la adherencia de los neumáticos con el piso)
• En caso de lluvia intensa, encendé las luces antiniebla.

foto CESVI ARG.

 

fuente: CESVI Argentina