Más medicamentos capaces de afectar la conducción

Además de los psicofármacos, existen otros medicamentos que pueden afectar la conducción. Entre ellos, se encuentran:

-Algunos antihistamínicos, tipo H1 primera generación, (ej. clorfenamina, difenhidramina, clemizol) muy usados para aliviar los síntomas de gripe o resfriados y las alergias, pueden producir somnolencia .
-Los antiinflamatorios no esteroideos -muy usados para dolores musculares o reumáticos-, los anestésicos y los miorrelajantes pueden afectar, especialmente, el sentido de la vista y la atención y producir somnolencia. Los últimos pueden producir, además, disminución del tono muscular y mareos.
-Ciertos medicamentos para el corazón, en especial glucósidos cardiotónicos usados para ciertas crisis cardíacas, pueden producir somnolencia, y alterar el estado de conciencia y la visión.
-Ciertos anti-hipertensivos, beta-bloqueantes (ej. propanolol, nevibolol), para el tratamiento de la alta presión pueden producir somnolencia y alteraciones psíquicas y del equilibrio.
-Algunas medicaciones para la sedación de la tos (ej. codeína), o antidiarreicos, pueden producir alteraciones tales como trastornos de la atención, disminución de los reflejos y otros.

Ahora bien, éstos son sólo algunos de los medicamentos que pueden afectar la conducción. Consulte a su médico y lea los prospectos para saber si su medicación puede afectar su capacidad para conducir.

Fuente: “Manual para la Conducción Segura” de la Lic. Isoba
Fotografía: http://www.caranddriverthef1.com/

imagen ilustrativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s