Diabetes y Conducción: Cómo prevenir el riesgo de padecer una hipoglucemia al conducir

Por seguridad, antes de iniciar la conducción de cualquier vehículo tendría que tener la glucemia capilar por encima de 90-100 mg/dl, pues diversos estudios han demostrado que valores cercanos a la hipoglucemia disminuyen la rapidez de reacción, aunque una persona se encuentre bien. Por lo tanto, es importante comprobar siempre la glucemia capilar justo antes de conducir, especialmente si hace horas que no ha comido y el trayecto es largo.

– Si el control está entre 75 – 90 mg/dl tome un suplemento de alimento o bebida rica en hidratos de carbono como por ejemplo una fruta, zumo o bebida azucarada, etc.

– Si el control está entre 50 – 75 mg/dl, tome lo mismo, más dos tostadas o galletas y no inicie la conducción hasta haber comprobado la glucemia y estar sobre los 100 mg/dl.

– Si el control es inferior a 50 mg/dl o tiene síntomas de hipoglucemia (sudor frío, temblor, mareos, palpitaciones, desorientación, falta de concentración, ….), recupere la hipoglucemia (tomando azúcar, zumos, caramelos..) y no inicie la conducción hasta comprobar que está sobre los 100 mg/dl. Recuerde que la capacidad de acción después de tener una hipoglucemia no se recupera totalmente hasta después de unas horas.

imagen ilustrativa

Fuente: http://usuaris.tinet.cat
Fotografía: http://necesitodetodos.org

Diabetes y conducción: mejor prevenir que curar

Las personas diabéticas tienen mayor riesgo de sufrir un accidente mientras conducen debido a que pueden tener una crisis de hipoglucemia (baja del nivel de azúcar en sangre) como consecuencia del tratamiento, sobre todo con la insulina y los hipoglucemiantes orales.

Una hipoglucemia durante la conducción podría ser causa de un accidente de tránsito ya que puede dar lugar a mareos, desorientación, falta de concentración, trastornos de coordinación y pérdida de conciencia.
Por ello, para disminuir el riesgo de sufrir un siniestro es importante:
– Conocer bien la enfermedad.
– Conocer los efectos secundarios de los medicamentos que se utilizan.
– Saber reconocer los primeros síntomas de una descompensación y cómo subsanarlos.
– Evitar las situaciones desencadenantes.
– Extremar las precauciones o incluso no conducir en la fase aguda de la enfermedad, de descompensación o del inicio de un tratamiento, ya que es cuando existe mayor riesgo.
– Ante los primeros síntomas de descompensación, detener el vehículo en un lugar seguro y quitar el contacto.
– No dejar nunca el tratamiento por su cuenta.
– No oculte las crisis de hipoglucemia a su médico. Esto puede derivar en tratamientos inadecuados, lo que aumenta el riesgo de padecer nuevos ataques y tener un accidente.
– El control y el consejo de familiares y amigos pueden prevenir los accidentes.
– Consultar a su médico antes de conducir, pues es quien mejor le asesorará y le indicará cuándo puede hacerlo.

Fuente: http://tinyurl.com/blasgzv

imagen ilustrativa

Campañas destacadas

Encuesta Arce & Arolfo

DROGAS Y CONDUCCIÓN

El alcohol es un tóxico depresor del sistema nervioso.

imagen de muestra

Aunque Ud. no lo note, un sólo vaso de vino, cerveza, whisky, etc., disminuye su capacidad de conducción, ya que:

• Embota los sentidos, altera la percepción y disminuye la capacidad de atención.
• Se alargan los tiempos de reacción, por lo que las respuestas y maniobras se hacen más lentas y torpes.
• La visión se ve afectada, en especial, empeora la visión periférica (a los lados), se hace más lenta la adaptación a los cambios de luz (por ej. en caso de encandilamiento), y se perciben con dificultad los tonos rojos (tardan en reconocerse las luces rojas del semáforo, las luces de posición y las de freno).
• Genera una falsa sensación de seguridad, con errores de juicio e interpretación, que predispone a excesos de velocidad y a todo tipo de violaciones a las normas de seguridad en el tránsito.

TENGA PRESENTE QUE:

• Ni el café, ni otros estimulantes, anulan sus nocivos efectos, aunque así pareciera.
• Aunque sienta que está atento y trate de no cometer errores, Ud. y su familia corren alto riesgo, su cerebro está bajo los efectos del alcohol.
• No es necesario estar ebrio, para sufrir los efectos del alcohol en la conducción.
• Por lo menos en uno de cada dos muertos en accidentes de tránsito en el mundo, está presente el alcohol!

El límite legal (Art. 48)

La ley nacional de tránsito y su reglamentación establecen un límite de tolerancia máximo de alcohol en sangre de 0,5 g por litro, y la nueva ley nacional de lucha contra el alcoholismo Nº 24.788, la modifica parcialmente al disponer nuevos límites de 0,2 g por litro de sangre para motociclistas y ciclomotoristas, y 0 g para conductores profesionales (transporte de pasajeros, carga o menores)

¿QUÉ SIGNIFICA UN LÍMITE MÁXIMO DEL 0,5?
¿CUÁNTO SE TOLERA BEBER, SEGÚN ESTE LÍMITE?

Primeramente, debemos decir que no es un límite cuantitativo, igual para todos, sino que VARÍA EN CADA PERSONA, según diversas circunstancias personales y, en especial, según el peso, el sexo y el metabolismo.

Gráfico

FUENTE: MANUAL PARA LA CONDUCCIÓN SEGURA